Como guardar los vinos

Cuidado con la guarda de tus vinos!

En una nota anterior titulada “¿Cuándo rechazar un vino en un restaurante?” te contaba sobre diferentes defectos que pueden aparecer en los vinos y que serían motivo por los cuales devolver una botella. Casi todos ellos eran defectos que podrían generarse durante la elaboración de los vinos y sin embargo, dados los avances de la tecnología, cada vez menos frecuentes de encontrar. Hoy te cuento sobre otros defectos que pueden ser provocados por una mala conservación.

Vamos a empezar aclarando que la recomendación de guardar los vinos al resguardo de la luz, a una temperatura constante de aproximadamente unos 14˚C, una humedad media del 55 al 75% y en un espacio libre de vibraciones no es caprichosa. Luz, temperatura, humedad y vibraciones son factores a tener muy en cuenta si queremos que nuestros vinos evolucionen bien a lo largo de muchos años. Podés leer más al respecto en mi nota “Guardar o no guardar, esa es la cuestión“.

Entre los defectos provocados por una mala conservación del vino podríamos mencionar:

Gusto a luz
El motivo principal por el que resguardamos los vinos de la luz, ya sea natural o artificial, es porque se oxidan. Los rayos de luz atraviesan el vidrio de las botellas por más oscuras que sean, aunque cuanto más oscuras mejor soportarán la presencia de luz. Claramente los vinos blancos, rosados y espumosos que generalmente vienen en botellas transparentes son más propensos a oxidarse y, de por sí, estos vinos suelen ser más frágiles que los tintos también. Este defecto puede reconocerse en los vinos que tienen colores pardos (oxidados), aromas azufrados (reducidos), a col y lana mojada, cebolla y ajo, acompañados de una perdida de frescura y aromas afrutados.
Así entonces, si adquirimos un vino de una cosecha no muy reciente que estuvo mucho tiempo expuesto en la góndola de un supermercado, en especial si su botella es de vidrio transparente, no deberíamos extrañarnos de encontrarlo defectuoso.

Oxidación
Los cambios bruscos de temperatura pueden provocar, por ejemplo, cambios en el volumen del vino que a su vez consiguen que se pierda el sellado entre el corcho y la botella, permitiendo el ingreso de oxígeno al interior de la misma y por ende la oxidación del vino. Cuando esto sucede suele notarse porque los corchos tienden a salirse de su posición original, empujando incluso la capsula que lo recubre. También podría ocurrir que si almacenamos nuestras botellas de manera vertical (paradas) y estas poseen corcho natural, ese corcho se reseque, se encoja y permita el ingreso de oxígeno; esto claramente no ocurriría con las botellas que estén tapadas con tapones sintéticos o tapas a rosca, claro que generalmente los vinos que vienen con este tipo de cierres no están preparados para ser conservados mucho tiempo.

Enfermedad de la botella o bottle shock
Este defecto suele ser temporal, los vinos que se embotellan sin previó uso de nitrógeno o dióxido de carbono pueden desarrollarlo durante sus primeros meses de vida. Suele tratarse de vinos con expresión muy débil o inexistente de aromas y cualidades e incluso un poco persistente aroma a oxidación. Este defecto generalmente desaparece en pocas semanas. Si el vino ha estado expuesto a fuertes vibraciones o movimientos bruscos, cómo los que se dan durante su transporte también pueden sufrir el shock de la botella, te cuento más sobre esto en mi nota Vinos con Jet Lag? Vinos en Shock!

Cocido
El aroma a cocido (frutas o vegetales cocidos) se desarrolla en los vinos que se almacenan a temperaturas muy altas, generalmente por encima de los 20˚C durante mucho tiempo. Esto puede suceder si guardamos nuestros vinos cerca de nuestra cocina u horno, como también si los exponemos a luz del sol o si simplemente la habitación dónde los conservamos alcanza altas temperaturas.

Ahora sí, con toda esta info ya no podés permitir que tus vinos se echen a perder por conservarlos mal y claro que es muy importante antes de destinar un vino para la guarda asegurarte de que esté preparado para ello, fijate siempre en los vinos que lleven las palabras Reserva o Gran Reserva en sus etiquetas o bien que indiquen un tiempo mínimo de 12 meses de crianza en barricas 😉

Lau Malbec, una sommelier en Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .